Un libro que recuerda las ideologías totalitarias de los años 30 (II)

María Luisa Abad, a tono con las ideologías que en los años 30 del siglo pasado que florecieron en Europa con el trágico final sabido y el continente arrasado, continúa en su nuevo librito Manual para coeducar na escola infantil publicado en gallego por Edicións Xerais y la Xunta (gobierno autonómico) de Galicia : “En general tendremos que vigilar nuestras actitudes (se refiere al profesorado), intentar corregir los efectos no deseados da la construcción de la “masculinidad” y “feminidad” de las criaturas que tenemos a nuestro cargo. Se trataría básicamente de reducir la agresividad y la competitividad en el caso de los niños y de aumentar la seguridad y la mejora de la autoestima de las niñas”. A los españoles de más de 50 años ese lenguaje les sonará puesto que lo estudiaron, obligatoriamente, en una asignatura llamada Formación del Espíritu Nacional, corpus ideológico del franquismo. Lo que no es del franquismo es la propuesta de que “sería muy intersante hacer grabaciones de nuestras intervenciones y después analizarlas desde este punto de vista del lenguaje inclusivo (se refiere al lenguaje no sexista, en su opinión) con el fin de ir mejorando”. El franquismo, para eso, tenía toda la red policial represiva a su alcance, comenzando por la Brigada Político Social. Pero el trasfondo es el mismo, como puede ver cualquiera.

Una labor de policía política es lo que propone la autora en la pág 26, con instrucciones demasiado extensas como para reproducirlas entre las que se incluyen no transmitir leyendas tradicionales si el centro considera que son sexistas, no contar cuentos clásicos por la misma razón y, sin embargo, elaborar nuevos materiales en los que las ilustraciones sean “hombres cambiando pañales, bañando bebés, limpiando…, mujeres pilotando aviones, cirujanas, bomberas, soldadoras…”. Propone que se pinten los pasillos de los colegios con niños “jugando con muñecas”, y califica cualquier trifulca de patio de colegio en que participen ambos sexos como “agresión sexista”.

Advierte también (pag. 33) contra el uso de vestidos que “inmovilicen” a las niñas y les dificulten jugar, porque eso es una muestra de sexismo y lo que se pretende aunque sea inconscientemente, y afirma, sin más respaldo que el haberse mirado al espejo, que “está comprobado que hacemos muchas diferencias en el trato diario”, algo que entiende que es negativo puesto que, al parecer, no se debe hacer diferencias (¿De qué estilo? No lo explica).

Entrando en la recta final manifiesta sin complejos que “¡la masculinidad y la feminidad se aprenden!”, y en esa línea, anima a “hacer conscientes a nuestras hijas e hijos de que quien observa un maltrato y no hace nada por evitarlo significa que quien intimida se va a envalentornar y va a aumentar el número de víctimas. Indicarles que si no se hace algo, quien agrede puede pensar que tiene nuestra aprobación por lo que se hace”. Teniendo en cuenta que siempre se refiere a niños pequeños, ni siquiera adolescentes, el párrafo parece insólito (imagínese un niño de 5 ó 7 años), pero más aún lo es el siguiente:

“(Debemos) pedirles que persuadan a la víctima de que denuncie el hecho o que se ofrezcan a denunciar el tema si la víctima no se atreve”. ¿Alguien puede imaginarse a una niña de 4 ó 9 años haciendo eso y plantándose en comisaría?

Y comienza el final con esta frase: “Ya explicamos que el rol sexual es una invención cultural”.

About these ads
Explore posts in the same categories: Sexismo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: