Archivo para abril 2008

A golpes con las mujeres

abril 30, 2008

Vigo es una ciudad de unos 250.000 habitantes (ojo: véase en Comentarios la precisión de Félix. Gracias, Félix) situada en la fachada atlántica. El pasado fin de semana fueron detenidos tres hombres por agresiones a sus parejas sentimentales y un cuarto acabó en el calabozo por quebrantar una orden de alejamiento. Este último estaba a las seis de la madrugada llamando reiteradamente al timbre del domicilio de su mujer, pasándose por la entrepierna la decisión del juez que lo obliga a apartarse de ella.

Todo ello en una sola ciudad. ¿Cómo es posible que la sociedad se niegue a hacer una reflexión sobre qué está pasando y siga aferrada a las consignas panfletarias de siempre, que en absolutamente nada ayudan a arreglar el problema de la violencia doméstica?

¡Ah! Por cierto, mera información: dos de los detenidos eran inmigrantes y los otros dos españoles (al 50%).

Anuncios

El español, zapateado/a

abril 28, 2008

El español debe de ser el idioma más maltratado del mundo. Bien sea por la contaminación de otros idiomas, por el moderado mal nombre que pasea entre los abundantes nacionalistas de la Península Ibérica, porque nadie se ha ocupado de distinguir el español de España del de América latina, o por lo que sea, el caso es que lleva zurriagazos constantes. La última moda, muy acusada en este arranque de siglo, consiste en “visibilizar el femenino”. O sea, en olvidar la regla fundamental y universal de la economía del lenguaje y, así, colocar el femenino donde jamás estuvo. En esa línea, hace un par de meses una profesora, en un acto público de Carnaval y con varias docenas de alumnos delante, se quedó tan fresca tras decir: “Buenos días, niñas y niños, que habeis venido todas y todos disfrazadas y disfrazados a pasarlo bien juntas y juntos”. O sea, una imbecilidad (lingüística, al menos). Y es que andan sueltas y sueltos muchas y muchos imbécilas e imbéciles.

El académico y escritor Arturo Pérez Reverte, que fustiga a tales bárbaras y bárbaros del lenguaje un día sí y otro también, ha puesto en evidencia su incultura y que todos (y todas) esos (y esas) arribistas (¿y arribistos?) ignoran no sólo la Historia sino que el español tiene epicenos y ambiguos.

El sábado pasado la concejala de Turismo de la ciudad de Ourense clausuró un congreso sobre el Camino de Santiago. Y ante mis ojos acabó diciento (y perdonen mi mal latín) que había oído hablar en una intervención del “homo viator”, el hombre viajero, y que ella reclamaba, “como mujer”, que a partir de ahora se hable de “homo et mullere viatores”.

Sin ánimo de ofender, creo que esta señora es una sinantropa y una australopiteca. Porque, entre otras cosas, niega el “homo antecesor”, descubierto en un lugar que quizás le suene: Atapuerca.

 

Hola, Laura

abril 25, 2008

Esto de los blogs tiene su aquel. Y de vez en cuando, metidos en la carrera de escribir, el aspecto humano se va dejando de lado, olvidando que los lectores son personas de carne y hueso. Por eso a uno se le alegran los ojos al leer comentarios como el que desde Finlandia acaba de hacer, desde las orillas del mar Báltico, Laura Puhakka al post de este blog “Más frío que en Finlandia”. Aire fresco. Gracias, Laura, por la alegría de tus palabras (y tu madre supongo que estará encantada de que asegures que es muy guapa).

PD/ Laura tiene 12 años.

A insultos con el Rey de España

abril 24, 2008

En todos los países el jefe del Estado goza de unas medidas protectoras superiores al común de los ciudadanos, precisamente por eso, porque es jefe del Estado y su actuación en cualquier caso tiene una mayor repercusión que la de cualquier mortal de a pie. Por eso no ha extrañado que la Fiscalía de Cádiz haya abierto un expediente al alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso (Izquierda Unida), quien el pasado día 14 se despachó a gusto y dijo que Juan Carlos I, rey de España, es “hijo de un crápula. El Borbón de condición deleznable, el presente, no es menos deleznable de lo que su padre fue. Afecto al golpe de Estado, despreciado por el tirano, al que reiteradamente le solicitó su incorporación al ejército faccioso. El Borbón es hijo de una persona de condición licenciosa, deplorable, deleznable. No menos licenciosa que la de su esposa”. Y remachó: “al Borbón, aunque no lo colguemos con los intestinos de los obispos, lo tendremos que echar”.

Amén de que a Izquierda Unida (en caída libre) se le acumulan los problemas, amén de que la Fiscalía y los jueces sabrán si esas frases son delito o no, lo cierto es que no habrá mucha gente que niegue que forman parte del tradicional pésimo gusto hispano y rebosan una chabacanería que hasta da miedo en una democracia del siglo XXI.

¿Quiénes leen en España?

abril 23, 2008

Día del Libro, día de reflexión. El número de lectores en España asciende al 58,1% de la población de más de 14 años, según el Barómetro de Hábitos de la Lectura, que a su vez es publicado por la Federación de Libreros de España. Esa es la buena noticia. La mejor, que entre los 10 y los 13 años lee nada menos que el 90,3%.

Claro que hay que preguntarse qué pasa la gente ante los ojos, y la clasificación de los más leídos en este país la encabezan La catedral del mar, El código Da Vinci y Los pilares de la Tierra. Nada profundo. Pero algo es algo. Lo que más cuesta creer es que El Quijote, que la mayoría consideramos interesante en sus 100 primeras páginas, aceptable en el siguiente centenar y un peñazo cuando se pasa de la 700, ocupa nada menos que el séptimo puesto, algo insólito (sólo encontré en toda mi vida a dos personas que aseguran haberlo leído: un catedrático universitario de Lengua y una profesora de enseñanza media, también de Lengua). Claro que puestos a decir tonterías la Biblia ocupa el lugar once (hombre, ya sería algún trocito, pero eso de tragarla toda entera no cuela…). Cien años de soledad se ha hecho con el puesto siguiente, muy por detras de La sombra del viento, de ese boom que es Carlos Ruiz Zafón (de su nueva novela, presentada hace una semana, se imprimió la friolera de un millón de ejemplares).

En lo que se refiere al perfil medio, el lector es lectora: mujer, universitaria, joven, prefiere la novela, en casa y por entretenimiento. Más medias estadísticas: cada español lee 8,6 libros al año, ni siquiera uno al mes.

La industria editorial -de por si, quizas per natura, quejumbrosa- mueve 4.000 millones de euros al año, y da trabajo de forma directa e indirecta a 30.000 personas.

Esas son las cifras. Así de frías. Así de claras.

Malos tratos a mujeres

abril 22, 2008

Cierta fiscal(a) de Madrid decía hace unos meses a sus tutorandas que aspiraban a entrar en la carrera profesional que 8 de cada 10 denuncias de malos tratos a mujeres ligadas a trámites de divorcio eran sencillamente falsas: las ponían ellas para partir con una notable e insuperable situación de ventaja a la hora del reparto de bienes y de la posesión (la guardia y custodia ni se discute, con raras excepciones) de los hijos en la práctica en exclusiva. El problema radica en que con la legislación, tal y como está en España, salvo casos muy evidentes o abogados que metan la pata resulta casi imposible demostrar esa falsedad: una mujer se hace un hematoma, denuncia al marido (o ex marido) y los vientos soplan a su favor. La prensa recoge hoy un caso que procede coger con cautela, sin posicionarse, ciñéndose a los hechos demostrados. Pero que los que estamos a pie de obra sabemos que lo más probable es que sea verdad, como otros tantos miles.

España es uno de los países con un índice más bajo en malos tratos a las mujeres (por detrás, por ejemplo, de Finlandia y Dinamarca). Aquí no resulta políticamente correcto ligar tales intolerables abusos a la emigración (que, en efecto, parece que ha hecho subir ese índice), y, desde luego, nadie quire ver, ni discutir, ni analizar otra de las causas al parecer importante: una ley de divorcio que consiste en que tú te quedas en la calle con cuatro cosas (tus calzoncillos y poco más) y yo me quedo con todo, incluyendo hijos y una buena parte de tu nómina. Y mientras eso no se quiera ni debatir amparándose en un feminismo de vía estrecha y cortedad mental continuarán los malos tratos. Que yo deploro y en absoluto defiendo, conste alto y claro.

Andrés ya tiene su libro

abril 21, 2008

Andrés Tarrío es un periodista gallego que ha muerto hace un año a los 38. Hoy sus colegas hemos presentado un libro en su memoria. No un libro cualquiera, sino un volumen colectivo de veinte escritores y dos fotógrafos centrado en el Camino de Santiago. Porque Andrés era miembro de la Asociación de Periodistas y Estudiosos del Camino de Santiago (Apecsa), y en esa asociación se recuerda todavía, entre otras muchas anécdotas, su socarrona intervención en A Pobra do Caramiñal filosofando sobre la Ruta Marítima do Mar de Arousa. 

Lo de menos del acto es que hablasen el rector de la Universidad de Santiago de Compostela, el gerente del Xacobeo, el director de la fundación Torrente Ballester y yo mismo como presidente de Apecsa. Lo que más me impresionó fue ver la sala llena de amigos de Andrés. Porque es bien cierto que aquel a quien se le recuerda nunca está muerto del todo. Eso intentamos en la Asociación de Periodistas y Estudiosos del Camino de Santiago con este libro, “En peregrinación ás estrelas” (“En peregrinación a las estrellas”).