25.000 niños españoles odian a su padre

Beatriz Pallas, una buena ex alumna mía y en la actualidad periodista de La Voz de Galicia, ha publicado hoy un reportaje bajo el título “Cada año, 25.000 niños son inducidos por un progenitor a odiar al otro”. Son chicos que padecen el llamado SAP, Síndrome de Alienación Parental. Se trata de un odio inducido por uno de los progenitores (casi en exclusiva, por la madre, que es en el 97% de los casos quien se queda con la custodia -y lógicamente con el patrimonio económico del matrimonio- y quien decide también casi en exclusiva cualquier aspecto de la vida de los menores). El reportaje saca a relucir el ejemplo de un padre de carne y hueso que cuando está con sus tres hijos sólo recibe el absoluto silencio por respuesta, un caso realmente trágico y cuya lectura pone la piel de gallina.

No desciende Beatriz (ni tiene por qué hacerlo) al fondo de la cuestión: la Ley de Divorcio permite eso sin problema alguno, con un solo caso excepcional que recoge el reportaje (una juez otorgó en el 2007 la guardia y custodia de una niña de 4 años a su padre para evitar que la madre continuara manipulándola en su contra). La de Divorcio y la llamada Contra la Violencia de Género son las dos únicas leyes sexistas que están en vigor en España. Es decir, que hacen discriminación según se haya nacido varón o hembra. Discriminación que, obvio resulta decirlo, presenta un difícil encuadre en el concepto de ciudadanía que va innato a un régimen democrático.

Explore posts in the same categories: Sexismo

Etiquetas:

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “25.000 niños españoles odian a su padre”

  1. Félix Says:

    Es inquietante, pero no tanto si se tiene en cuenta que en numerosas ocasiones esa animadversión ha sido alimentada por papá o por mamá.
    Ese es el aspecto de mayor interés: ¿Por qué un hijo/a llega a odiar a su padre, a su madre o a ambos?
    Por cierto, casi siempre que se pregunta a un menor por la actitud o los sentimientos que le inspiran sus ancestros se alude a los “padres”, genéricamente, o al padre.
    Convendría, por la tan manida y poco practicada objetividad, preguntar algo así como ¿qué sientes o que siente usted por su padre y qué por su madre?, deslindando claramente a uno de otra o a una de otro.

  2. Cristóbal Ramírez Says:

    ¡Hombre, a mí me parece más inquietante por el hecho de que papá (3% de los casos) o mamá (97%) son los que alimentaron esa animadversión! No fue el tendero ni el conductor del autobús. Ahí radica el problema. Claro que habría que ser más objetivo preguntando, pero con esta ley…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: