El español, zapateado/a

El español debe de ser el idioma más maltratado del mundo. Bien sea por la contaminación de otros idiomas, por el moderado mal nombre que pasea entre los abundantes nacionalistas de la Península Ibérica, porque nadie se ha ocupado de distinguir el español de España del de América latina, o por lo que sea, el caso es que lleva zurriagazos constantes. La última moda, muy acusada en este arranque de siglo, consiste en “visibilizar el femenino”. O sea, en olvidar la regla fundamental y universal de la economía del lenguaje y, así, colocar el femenino donde jamás estuvo. En esa línea, hace un par de meses una profesora, en un acto público de Carnaval y con varias docenas de alumnos delante, se quedó tan fresca tras decir: “Buenos días, niñas y niños, que habeis venido todas y todos disfrazadas y disfrazados a pasarlo bien juntas y juntos”. O sea, una imbecilidad (lingüística, al menos). Y es que andan sueltas y sueltos muchas y muchos imbécilas e imbéciles.

El académico y escritor Arturo Pérez Reverte, que fustiga a tales bárbaras y bárbaros del lenguaje un día sí y otro también, ha puesto en evidencia su incultura y que todos (y todas) esos (y esas) arribistas (¿y arribistos?) ignoran no sólo la Historia sino que el español tiene epicenos y ambiguos.

El sábado pasado la concejala de Turismo de la ciudad de Ourense clausuró un congreso sobre el Camino de Santiago. Y ante mis ojos acabó diciento (y perdonen mi mal latín) que había oído hablar en una intervención del “homo viator”, el hombre viajero, y que ella reclamaba, “como mujer”, que a partir de ahora se hable de “homo et mullere viatores”.

Sin ánimo de ofender, creo que esta señora es una sinantropa y una australopiteca. Porque, entre otras cosas, niega el “homo antecesor”, descubierto en un lugar que quizás le suene: Atapuerca.

 

Explore posts in the same categories: Lengua española, Sexismo

5 comentarios en “El español, zapateado/a”


  1. Amigo, esto es lo mejor de cuanto té llevo leído. No por su redacción, eso no se pone en duda, si no por el tema que viene a dar en la llaga, que en estos momento está muy abierta. La forma de ultrajar el idioma de Cervantes puede causarnos muchos daño o bien defenestrar a los provocadores que promulgan lo que tu dejas caer y sin respetar la libertad democrática que la Constitución nos concede a cada ciudadano.

  2. Félix Says:

    Un detalle: ¿español o castellano?
    ¡Es español!, levantan la voz los “más” españoles.
    Porque hay españoles “más” españoles y españoles menos españoles, según insisten los priemeros.
    El castellano es el español, a secas… insiten los “más” españoles. Luego, ¿el gallego, el catalán y el vasco no son españoles?, ¿no son lenguas “propias” del territorio que comprende el Estado español, al igual que el aragonés, el aranés y el asturiano?
    Y las preguntas se abren por doquier: Luego, ¿a qué viene que los “más” españoles se sientan ofendidos porque haya gallegos, vascos y catalanes partidarios de la independencia de un Estado llamado España que sólo otorga la calidad de idioma español y de españoles a uno de los idiomas que hablan sus administrados y sólo a cierto tipo de ciudadanos, respectivamente?
    La lengua castellana ha sido y es prostituida, en esto estamos de acuerdo; tan prostituido ha sido el castellano como el concepto mismo de español (gentilicio cuyos significados son politizados al gusto del quienes se amparan en esa palabra para defender o proclamar cuestiones ajenas a ella).
    Hay que evitar que el castellano se sigue maleando y, de paso, evitar que el calificativo (y el gentilicio) español sea definitivamente reservado para los que dicen y creen ser poseedores de las esencias de las Españas.
    El idioma franco de España es el castellano, lógico e indiscutible por mil y una razones; pero el castellano no es el único idioma de España. ¿O sí?

  3. migramundo Says:

    Ni que decir tiene que estoy de acuerdo. Es un/a viejo/a problema o problemo. Propio de incultos e incultas, sí señor/a. Saludos.

  4. Cristóbal Ramírez Says:

    O sea, que hay polémica servida. Eso es lo más interesante: que no se comulga con piedras de molino… aunque sea políticamente incorrecto. Gracias a los tres.

  5. migramundo Says:

    La lengua de España es el español, formado a partir de aportaciones de otras lenguas habladas o no en el territorio español(latín, griego, gallego, catalán, castellano de Castilla, castellano del Sur -la rama del español que ha cristalizado en América Latina-, del árabe, del inglés, del vasco, del francés, del italiano). Todo eso conforma lo que llamamos español. Lo demás son ganas de buscar tres pies al gato y de meter el dedo en la llaga política para molestar. Muchos olvidan que, en esencia, las lenguas son lingüísticamente ajenas a la política, que, en cambio, se ha servido de ellas para sembrar discordia. De eso hace ya mucho tiempo y todavía no hemos querido entender las lenguas por lo que son, no por lo que queremos que sean. Hay diferencias. Políticas, claro. Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: