¡Acabemos con todos los pájaros de una vez, aunque sea a cañonazos!

“Aquí nadie tiene que perder su cosecha por la tontería de un pajarito que está por ahí”. La lindeza la pronunció ayer un ciudadano español llamado Pedro Rodríguez. La cosa no sería más que una muestra doble de ignorancia si no fuese porque el tal ciudadano es el representante de Plataforma ZEPA No que opera a sus anchas en la mayor planicie de Galicia, A Limia.

El tal ciudadano y su plataforma, que tiene mucha fuerza y es desde luego mayoritaria en esa amplia y muy poblada comarca de la provincia de Ourense, se oponen como gato panza arriba a que ese territorio se declare ZEPA. Es decir, Zona Especial de Protección de Aves.

El tal ciudadano afirmó también que “lo que no puede ser es que, porque vaña a anidar un cuervo, un señor no le pueda dar un tratamiento a sus tierras porque el pájaro le molesta el ruido del tractor”, insistiendo en lo de antes: empeñándose en demostrar al mundo que es un perfecto inculto y, además, un demagogo.

El individuo Pedro Rodríguez debe de tener escasa vista, porque si la tuviera y mirase a su alrededor vería que la producción de A Limia (zona que conozco en verdad muy bien, teniendo en cuenta que mi mujer es de allí), centrada en la patata, va de descalabro en descalabro, y que ello se debe, como apuntan los estudios científicos, al cultivo intensivo, a la fumigación, al uso, abuso y requeteabuso de productos químicos que han sumido a esa llanura en una crisis muy anterior a la que parece que va a sacudir el mundo occidental.

Debe de ser nuestro hombre ciudadano incapaz de mirar al futuro, porque ni se ha enterado de que se acabó el cultivo de la patata en ese plan: de ahí las manifestaciones que hace meses protagonizaron los agricultores. Ese mundo se acaba, ese modelo está agotado, y el señor Pedro Rodríguez no se ha enterado. Quizás tampoco sepa que las patatas de Polonia (y hasta las de Murcia, increíble) están llamando a las puertas a precios más bajos.

Y en la inopia como parece que está, quizás tampoco se haya enterado que ayer mismo la Unión Europea expedientó a Galicia (o sea, millonaria multa en el horizonte) por no declarar las dos ZEPAs que estaba obligada a declarar, y una de ellas era en A Limia, donde las zonas pantanosas han sido elegidas desde tiempos inmemoriales por varias especies de aves que necesitan protección. Pero es que el representante de esa plataforma no tiene ni idea de que es fundamental restaurar un pequeño equilibrio ecológico si quiere que sus hijos puedan seguir comiendo de lo que da la fértil tierra de A Limia. Pero no dentro de dos siglos, sino en menos de dos décadas.

Yo, ansioso de colaborar con el progreso y el desarrollo, y de echar una mano a quienes plantan cara a la mismísima UE, le propongo una idea: acabemos de manera sistemática con todos los pájaros que veamos en A Limia. Y si alguno pía de más, con los de media Galicia. Aunque sea a cañonazos. ¡Ánimo, ciudadano Pedro Rodríguez, el futuro es nuestro!

 

Explore posts in the same categories: Medio Ambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: