El envío de dinero de la UE a España no siempre agrada en los países nórdicos

La concesión a Galicia por parte de la Unión Europea de 32 millones de euros para regenerar cuatro entornos urbanos es una de esas acciones que no se comprenden en el norte de Europa, donde la presión fiscal es sustancialmente más alta que en el sur: con sueldos ligeramente superiores a los españoles, un periodista de a pie paga en Dinamarca el 42% de IRPF y un profesor con larga experiencia cerca del 50%, cantidades que en España oscilan entre el 18% y el 24%. O sea, que queda más dinero en el bolsillo en España.

La idea extendida de la España actual y moderna, con presencia cultural en todo el mundo y militar en varios puntos calientes del planeta, juega en contra de la concesión de subvenciones para algo que no se entiende como perentorio o muy necesario. El conocido sentimiento de solidaridad escandinavo se orienta hacia el Tercer Mundo (sigue habiendo gran colaboración con Nicaragua, aparentemente más que España) y, a regañadientes mirando para otro lado, a los nuevos países de la UE, sobre todo a los que sufrieron la dictadura estalinista. La falta de una evaluación clara por parte de Bruselas no contribuye a despertar simpatías en unos estados en los que se identifica a Italia con la mafia, y a España con la corrupción. Además de con el sol, la paella y los toros, claro.

Explore posts in the same categories: Impuestos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: