Así se gastan los impuestos de los europeos

En España somos así: salerosos cuando disparamos con pólvora del rey. O sea, siempre y cuando no nos vaya al bolsillo, que cuatro siglos de picaresca nos han permitido acumular un know how que nos saca de cualquier apuro. Por ejemplo: el Centro de Interpretación de la Naturaleza de la localidad pontevedresa de O Porriño costó 400.000 euros. Obviamente, los habitantes de la localidad no vieron aumentados sus impuestos por ello, sino que alemanes, holandeses, daneses o quienes fueran pusieron de su pecunio la nada despreciable cifra de 300.000 euros porque, con la obra, se quería “dinamizar la zona”. El cuento de siempre con la terminología de siempre, vamos.

La cuestión, el pequeño detalle, es que el Centro de Interpretación de la Naturaleza está por inaugurar. Y nunca se inaugurará, puesto que se halla en ruinas. ¿Cuál es el negocio, pues? Edificar. Construir. Luego, el mantenimiento ya es costoso y continuo, y para eso sí que no hay dinero. Europa nos transfiere capital para rematar obras, pero no para que luego funcionen un día sí y otro también.

«Intentámolo protexer na medida do posible, tapiándoo, pero é inútil. O edificio se inunda porque non é viable arquitectónica nin medioambientalmente. Nunca se debeu ter construído e menos nun área natural coma As Gándaras do Budiño», recordaba el sábado el alcalde.

 

Explore posts in the same categories: General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: