Archivos para diciembre 2008

30 años de Constitución democrática (aunque algunas leyes no lo sean)

diciembre 6, 2008

Casi toda España ha conmemorado y celebrado hoy el día de la Constitución, los 30 años de la Carta Magna. Con discreción y mal tiempo, sin trabajar mucho el tema en los centros educativos. Minusvalorando (vicio muy español) el valor y los avances de una ley de leyes que ha permitido, a pesar de los cabestros de siempre, una convivencia como jamás se dio en la historia de este Estado, de facto plurinacional. Una Constitución avanzada y democrática.

Pero el que sea inequívocamente democrática en tanto en cuanto recoge el parecer de la mayor parte de la sociedad, expresado a través de sus representantes, no quiere decir que todas las leyes que rigen lo sean. La legislación democrática se rige, entre otras cosas, por el concepto de ciudadanía, emanado de la Revolución Francesa aunque la Iglesia Católica haya atribuido a ese movimiento todos los males presentes. Y el concepto de ciudadanía se asienta sobre algo tan sencillo como que la ley abarca a todos por igual. O sea, que si le doy una patada en el culo a un inmigrante negro tengo la misma pena que si se la doy a un nacional blanco, y si es aquel o este el que me la da a mí tendrá la misma pena.

Dos leyes manchan de vergüenza el curriculo democrático, dos textos que hacen diferencia de sexo y que, curiosamente, no provocan la algarabía en la calle que se oiría si se cambiaran las tornas y fuese justo al revés (que esperemos que no): la del Divorcio y la llamada de Igualdad de Género. Una y otra hacen diferencia y premian a la mujer castigando al hombre. No analizan los hechos, sino el sexo. O sea, como en el franquismo pero al revés. Y una injusticia jamás justifica otra injusticia.