La penúltima pasayada española: repartir por contrato las tareas del hogar

En este país de pandereta que es España la última genialidad hay que atribuírsela a una autodenominada Asociación de Hombres por la Igualdad de Género. Su coordinador, Antonio García, ha salido con una auténtica pata de banco digna de figurar en el bestiario carpetovetónico: propone ni más ni menos que repartir “por contrato” las tareas del hogar. Y se entiende que, si no se cumple un contrato, alguna penalización va a haber. Sería delicioso ver a una pareja ante el juez diciendo que “el martes no puso él/ella la lavadora, por lo cual me siento dañada/o moralmente, lo cual se cuantifica en la multa/pena de…”. La cretinez llevada al extremo que sigue con un cuestionario en el que los hombres tienen que contestar a la pregunta “¿Quién hace estas tareas en tu casa?”, en relación a diez labores cotidianas. Luego, los que no aprueben ese cuestionario deben de “replantearse cuál es su posición”. Ese proceso termina en la firma de un contrato en el que figure el reparto de las tareas domésticas “en una proporción no menor al 40% ni mayor del 60% entre hombres y mujeres”. Es decir, que si usted trabaja 8 horas fuera y su pareja es ama/o de casa, usted cuando termina de aguantar a su jefe o de deslomarse en la cadena de montaje o llega de la jornada de pesca tiene que hacer por lo menos el 40% de las faenas domésticas. Si, por ejemplo, ha entrado en la mina o en la constructora a las 8 de la mañana y llega a casa a las 6 de la tarde, y su pareja no trabaja fuera del hogar, ya sabe que le esperará poner la lavadora, el lavavajillas y hacer dos camas. Con un par.

Eso sí: la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (otros que tampoco se han enterado que la RAE no admite el anglicismo “género” y remite a “sexo”) se cuida muy mucho de criticar las dos leyes auténtica y profundamente sexistas de este país: la que sitúa ciudadanos de primera y de segunda a la hora de divorciarse y a la hora de los malos tratos.

Lo dicho: unos payasos.

PD/ En el hogar del moderador de este blog la lavadora se pone por igual, pero su pareja prefiere hacerlo ella porque dice, con razón, que entiende más de ropa y de temperaturas, así que al cabo del mes hay un serio desequilibrio.

Explore posts in the same categories: Sexismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: