Archive for the ‘Divorcio’ category

Acabemos con la violencia contra la mujer: cambiemos la sexista ley de divorcio

noviembre 25, 2009

Hoy es el día contra la violencia de género, dicen los incultos a los que se le llena la boca de extranjerismos cuando en español hay expresiones de sobra para designar lo mismo. O sea, en román paladino, el día internacional contra la violencia ejercida sobre la mujer. Una jornada dedicada a algarabías varias, lamentos mil y, sobre todo, confusión, mucha confusión. Y como hay que evitar el axioma (de origen nazi: lo inventó el siniestro Goebbels, máximo responsable de la propaganda de un régimen que llevó a los judíos al Holocausto y al mundo entero a la guerra) de que una mentira repetida mil veces se coniverte en una verdad, conviene aprovechar la jornada para insistir en unas cuantas reflexiones.

La primera de ellas es que no cualquier violencia es repudiable. A veces se trata de un mal menor. Por ejemplo, la violencia defensiva. Hasta la conservadora Iglesia católica comprende que un pueblo se alce en armas en caso de genocidio. Así pues, no toda violencia merece la condena automática. Y no hace falta poner ejemplos.

La segunda, que, aparte ese escenario, la mayor parte del mundo civilizado -y el administrador de este blog el primero- repudia la violencia física ejercida en el ámbito de la familia, por lo general contra la mujer.

La tercera, que ese repudio hay que extenderlo siguiendo los criterios que instaura la Revolución Francesa y que dan lugar a lo que conocemos como Derechos Humanos: sin discriminación de sexo, color, raza o religión. Es decir, tanto hay que combatir la violencia contra ellas como contra ellos. El administrador sabe de lo que habla puesto que sufrió en carne propia, y en tres ocasiones, esa violencia sexista doméstica (obviamente, no con su actual pareja), sin que le dé más importancia que la de un lance del juego como se lleva una patada un futbolista, que salió al campo a dárselas al balón, no al adversario.

La cuarta, que, visto que existe tanta concienciación en el tema, sería bueno emprender acciones decididas en ese sentido y exigir que una ley profundamente sexista como la comúnmente denominada de Violencia de Género debe ser abolida de inmediato en un país democrático, en cuanto hace distinciones entre uno y otro sexo. Si la ley estuviera redactada en el sentido opuesto -sancionar y castigar más a las mujeres que a los hombres por una misma acción- el mundo entero (el civilizado) estaría clamando al cielo. De hecho, existió en el franquismo (se sancionaba con cárcel a la mujer adúltera y se dejaba en total libertad al hombre).

La quinta, reconocer el fin de una tendencia retrógrada como es el multiculturalismo y que lleva a respetar las costumbres y tradiciones de aquellos que se asientan en los países desarrollados buscando una vida mejor que en los propios. Una cosa es el respeto por sus derechos laborales y cívicos (que este administrador reclama con la máxima energía) y otra el ampararse en esas tradiciones y costumbres para minusvalorar a la mujer, obligarla a cubrir la cabeza (caso de los musulmanes) o practicar ablaciones de clítoris. La única respuesta es la represión inmediata sobre los actantes responsables (hombre en unos casos, mujer y hombre en otros) y la intensificación de esfuerzos para la integración y asimilación posterior de los que llegan de fuera a trabajar.

La sexta, celebrar que España se encuentra entre los países donde menos se ejerce violencia contra la mujer, si bien ellos no debe transformarse en la acomodación a una situación que siempre es, y debe ser, mejorable.

La séptima -y última, aunque está claro que se puede seguir- indagar con seriedad en las causas de la violencia. Las estadísticas en España son secretas de facto. Hay que saber -porque así se podrá investigar y debatir, y en suma, avanzar- qué importancia tiene la extracción social de los agresores, cuál es la distribución por profesiones, cuáles son las edades más conflictivas, en qué zonas, qué tanto por ciento de inmigrantes están implicados en casos de violencia doméstica, cuál es el censo de asociaciones que luchan contra la violencia contra la mujer, cuál es el censo de asociaciones que luchan contra la violencia contra el hombre, qué influencia tienen en todo ello los videojuegos y, sobre todo, hay que estudiar lo que parece que es uno de los detonantes: la ley de Divorcio.

En efecto, una ley de Divorcio tan profundamente sexista que se convierte en un próspero negocio para las mujeres, que permite que los hombres sigan pagando casi todo su dinero -y que una década después del divorcio no puedan comprar sin temor un coche mejor que el que tenían, por ejemplo- hasta que los hijos se independiecen (¿qué quiere decir eso en tiempos de crisis? La media antes de la crisis era los 28 años) mientras en toda Europa se paga hasta los 18, mayoría de edad, tiene que ser denunciada por mujeres y hombres y retirada cuanto antes. Si es que se quiere reducir la violencia contra la mujer, claro. Si de lo que se trata es de practicar el plañiderismo en un día como hoy, ese ya es otro cuento. Y ahí no va  a encontrar nadie a este administrador.

Divorcio: el juez Francisco Serrano intenta poner coto a la explotación económica del ex marido

septiembre 7, 2009

Lo que sigue a continuación es la reproducción, textual, de la agencia de noticias OTR/Press:

OTR/PRESS – SEVILLA
En las rupturas familiares, suele ser la mujer la que se queda con la vivienda que hasta entonces compartía la pareja.

El juez y presidente de la Asociación Española Multidisciplinar de Investigación sobre Interferencias Parentales (ASEMIP), Francisco Serrano, defiende modificar la ley que regula esa adjudicación, que según afirma, responde a un feminismo que “no apuesta por la igualdad, sino por una nueva desigualdad basada en el resentimiento y en una falsa ideología de la discriminación de género”, busca “el propio beneficio” y “repercute en la salud de los hijos”. Francisco Serrano ha propuesto la redacción de un nuevo texto del artículo 96 del Código Civil en lo que se refiere a la atribución del uso de la vivienda para evitar “privilegios” de género y situaciones de “injustificable” discriminación

 

Y esta es, al parecer, la sentencia que da motivo a la noticia anterior. La fuente parece fiable.

El túnel semeja infinito, pero parece que comienza a verse una tenue luz al final.

A divorciarse en internet

agosto 20, 2009

Los tiempos corren que vuelan, por emplear una vieja frase española: Brasil, hasta ahora en la cola y ahora país que despunta como potencia regional, podría tener el divorcio más tecnológico del mundo: un click en internet y ya está usted libre de la parienta o el pariente que tanto le ha hartado. Sin verse la cara, sin tensiones, sin insultos.

No es una broma: es una iniciativa legislativa en ese país sudamericano que, de prosperar (en estos momentos está en trámite en el Senado), las parejas que no tengan hijos pueden disolver tan rápidamente su vínculo de mutuo acuerdo. Su impulsora, la senadora Patricia Saboya, lo tiene claro. Se trata de limitar “las discusiones y los enfados innecesarios”, amén de que se reduce el coste de la separación. El presidente de la Comisión de Tecnología e Información del Consejo Federal de la orden de Abogados de Brasil la apoya, lo cual no es poco. Eso sí, los abogados no pierden comba ni sueltan la apetitosa presa: en cualquier caso, seguirán haciendo falta para que el proceso llegue a su justo término.

Baja el número de divorcios en España (ya no es tanto negocio)

abril 9, 2009

Sin ánimo de tomarse a broma algo que es muy serio, una parte de los divorcios está dominada por la economía. En España, claro, porque en los países serios del norte de Europa no hay leyes discriminatorias como aquí, resabios del sexismo que siempre ha imperado en este país. Porque la legislación, tal y como está, garantiza una cosa: que en un elevadísimo porcentaje de casos el divorcio -aspectos afectivos aparte con los que no es tolerable jugar- constituye siempre un buen negocio para la mujer con hijos menores de edad.

La situación ha cambiado de repente y en los últimos meses ha descendido el número de divorcios. En la zona de Santiago de Compostela y municipios aledaños, un 10%. Y tanto los observadores como fuentes del Consejo del Poder Judicial apuntan a la crisis económica como la causa de esa reducción. Es decir, aquellas o aquellos que en una situación boyante cogían puerta han decidido darse otra oportunidad. Lo cual quiere decir, entre otras cosas, que si un divorcio es siempre un fracaso (al menos para uno, cuando no para los dos cónyuges), las penas con pan son menos penas. Y ahora el pan escasea. O sea, se registran muchos divorcios que se pueden evitar con un poco de interés. Lo cual no viene nada mal, por cierto.

La ley que previene la violencia “de género”, comparada con Guantánamo

febrero 7, 2009

Otra voz que se ha atrevido a romper el muro de silencio y miedo: la del juez de Familia 7 de Sevilla, de nombre Francisco Serrano, y a quien le van a llover tantas críticas que el hombre no sabe dónde se mete. Las presiones van a ser de tal calibre que peligra su carrera judicial y será silenciado por las bravas.

Su señoría ha dicho hoy mismo en una entrevista con la agencia de noticias Efe que ve injusta la Ley Integral contra la Violencia de Género y ha advertido de su posible «efecto perverso». En su opinión, protege “situaciones de abuso” y no a las mujeres que en verdad sufren maltrato porque “no ha hecho una buena definición del maltrato”. Para él, el texto jurídico “estigmatiza” al hombre que es acusado de maltrato, pues incluso después de demostrar que se trataba de una denuncia falsa, su proceso de divorcio seguirá en el Juzgado de Violencia de Género y no en el de Familia. En la información de Efe se lee, siempre atribuyendo al funcionario las opiniones, que “cuando la mujer denuncia un caso de maltrato, inmediatamente recibe el apoyo de cuatro o cinco instituciones entre el abogado de oficio, el fiscal y las asociaciones contra la violencia, mientras que el hombre solo tiene a su abogado y, si luego pretende acusar por denuncia falsa, se encuentra ante la dificultad de demostrar un hecho en negativo, es decir, que ella no se equivocó al denunciar”. Serrano llega a comparar la situación con la base de torturas de Guantánamo: «Cuando a un hombre se le denuncia, a la cárcel y la llave tirada».

Lo curioso del caso es que, si bien la comparación con Guantánamo no parece muy ajustada a la realidad, el resto es la realidad misma, que lleva a un sistema tan opresivo como lo era antes para la mujer. Y una injusticia jamás se tapa con otra injusticia. Mientras tanto, miles de inocentes (casi todos hombres) y muchos más miles de personas a las que se les viene el mundo encima (los hijos) pasan su particular calvario.

La oleada de divorcios y el tipo de trabajo hacen que un millón de chicos españoles se sientan solos

septiembre 12, 2008

Uno de cada 10 niños de 7 años pasa solo todas las tardes en casa. Casi la mitad de los niños de entre 6 y 14 años tienen móvil y medio millón sólo se entretienen con la tele. Además, 920.000 menores españoles (el 27%) confiesa sentir soledad incluso cuando están con sus padres. Así lo afirma la Encuesta de infancia en España 2008 , una macroinvestigación (la mayor que se llevó a cabo en el país) destinada a saber qué piensan los más pequeños. Para ello se han realizado nada menos que 15.000 entrevistas, encargadas por la Universidad Pontificia Comillas, el Movimiento Júnior AC y la Fundación Santa María. O sea, entidades ligadas al sector más liberal y abierto de la Iglesia Católica.

El dato que más preocupa a los investigadores sociales es que 350.000 chicos de 6 a 14 años (17% del total) estén solos una tarde tras otra, sin ningún adulto que les haga caso. Pero desmenuzando las cifras, todavía es peor: el 5% de los niños de 6 años está incluido en ese grupo. Para los autores del estudio, Fernando Vidal y Rosalía Mota, existe “un porcentaje del 10% al 20% de niños en riesgo social de aislamiento”, lo cual puede llevar en el futuro próximo a la no integración social.

Sobre todos los hijos de los inmigrantes y los de españoles pertenecientes a clases sociales bajas, pero no sólo ellos, pasan las tardes completas delante de un televisor. Además, un 4% de los menores asegura que sufre violencia sistemática en la escuela por parte de sus compañeros. Se echa en falta (por lo menos en las reseñas periodísticas) un capítulo aparte para los hijos de los divorciados, puesto que a nadie se le escapa que la separación de los progenitores es un elemento fundamental en la vida de los niños y la condiciona.

El periódico La Voz de Galicia incluye una entrevista con Fernando Vidal y una ficha sobre la familia tipo en España. También El País publica una información amplia.

 

España en cifras (1)

septiembre 4, 2008

69% de los españoles cree que el número de extranjeros que viven en el país es “demasiado” o “excesivo” (encuesta del CIS sobre Actitudes ante la discriminación por origen racial o étnico).

29% de los españoles cree que los extranjeros que residen ilegalemente en el país no deben tener acceso a la sanidad pública (encuesta del Ministerio de Trabajo).

23% de los españoles cree que los extranjeros que residen ilegalmente en el país deben tener acceso a la sanidad pública dependiendo “de la gravedad de la situación” (encuesta del Ministerio de Trabajo).

14% de los españoles creeo que los menores de edad extranjeros que residen ilegalemente en el país no deben tener acceso a la sanidad pública (encuesta del Ministerio de Trabajo).

150 colegios segregan por sexo; o sea, o admiten a niños o admiten a niñas. La mayoría pertenecen al Opus Dei. Unos 100 son concertados (de propiedad privada, funcionan con subvenciones públicas). No existen cifras oficiales globales puesto que los centros dependen de cada comunidad autónoma.

5 años de media duran los pleitos de los ciudadanos contra la Administración.

1 de cada 5 bebés que nace en España es de madre extranjera.

1,39 fue el número de hijos por mujer en el 2007 (en Francia es de 2,00 y en Eslovaquia, 1,24; uno y otro, los extremos en la UE) en el 2006 fue de 1,38.

860.000 parejas tienen problemas de fertilidad. 30.000 se someten a tratamiento. De éstas, 1.500 son mujeres solteras o lesbianas (datos del 2006).

95% de las madres se quedan con los hijos tras una sentencia de divorcio. En el 3% de los casos los menores se quedan con los padres (la práctica totalidad, por la aceptación de la madre). El 2% tiene la custodia compartida.