Archive for the ‘Literatura’ category

“Harre, burro!”

febrero 6, 2009

Me comenta un amigo, profesor de Lengua Española en un instituto, que cada vez se escribe peor, y lo achaca a una docena de causas. Entre los ejemplos que me cita está un “¡Harre burro!” que dejó, negro sobre blanco, uno de sus alumnos. Lo dice por esa “h” inicial, claro.

Había que ser diplomáticos y lo fui: el alumno tenía razón… relativa. Porque en la Edad Media así se escribía, y tal cual aparece en, por ejemplo, Juan Ruiz (siglo XIV).

Otra cosa es que el alumno lo supiera. Yo creo que, simplemente, no hizo un acto de erudición, sino que cometió una falta de ortografía.

Anuncios

Carlos Basso y “Los pasos perdidos de Shakespeare”: un libro decepcionante

enero 17, 2009

Pocas veces tiene un lector la oportunidad de encontrarse ante un argumento tan original como el que desarrolla el escritor chileno Carlos Basso (1972). Unir a Arthur Conan-Doyle, Julio Verne y Joseph Bell (el médico que inspiró el personaje de Sherlock Holmes), amén de Houdini y alguno más, en un thriller es una idea brillante que, por el mero hecho de serlo, plantea serias dificultades que sólo un escritor con inspiración y oficio es capaz de desarrollar con éxito. No es el caso.

Cierto es que la biografía de la solapa es de las que alertan, porque nadie serio deja que le pongan un indeterminado “ha trabajo en diversos medios y ha sido premiado por su tarea” . ¿En cuáles? ¿Lo despidieron? ¿Quién lo premió? ¿Con quién? En el mundo actual de la literatura todo eso vale… si hay quien lo trague. Por lo general, destrás de frases de ese estilo hay simplemente la nada.

Pero tras un comienzo prometedor el libro se pierde en la nebulosa, en la repetición y en el suceso en lenta cascada de una acción sin sentido y mal planteada tras otra. Una lástima. Pero, ¿qué se va a esperar de alguien que pone en la solapa su web y, cuando se visita, está hackeada olímpicamente sin que pase nada?

Camilo José Cela, poeta en la guerra

abril 17, 2008

Camilo José Cela, el fallecido premio Nobel gallego, no pasará a la historia como poeta: la narrativa es su fuerte. Hombre polémico en vida por su manera de ser, su juventud está en las sombras, y los pocos claros que se atisban lo divisan en el lado franquista que desató la barbarie de 1936-39 y la salvaje dictadura de los 40 años del general también gallego Francisco Franco. La popularidad de Cela ha caído en picado desde su fallecimiento, a lo que ha ayudado los problemas surgidos por su herencia que hastiaron a todo el mundo, y ha pasado a ocupar un lugar en la Historia sin que exista una identificación con su figura por parte de la gente de a pie.

Ahora la editorial Linteo recupera un poemario que el Nobel escribió cuando tenía 20 años y vivía en el Madrid asediado por los militares sublevados. A pesar de que la noticia en sí encierra un indudable interés, nadie la comenta en la cola del autobús: Cela no está en el olvido, pero lo parece. Como le pasa a otros que en democracia no quisieron reconocer su pasado ligado, mucho o poco (en este caso parece que poco), a los que pensaron que cuanta más sangre se vertiera en España, mejor.