Archive for the ‘Sexismo’ category

Los/las sicólogos/as están dispuestos/as a que las mujeres se visibilicen

noviembre 2, 2008

Un profesional de la sicología y buen amigo, cuyo nombre desde luego voy a dejar en el anonimato, me dice que ha recibido una comunicación oficial del COPG, hasta hace muy poco tiempo Colexio Oficial de Psicólogos de Galicia y ahora Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia, trascendental cambio semántico donde los haya. Y de esa comunicación oficial me reproduce un párrafo que yo, a mi vez, plasmo aquí textualmente, con el único cambio de haberlo traducido del gallego al español de la forma más fiel posible, comillas y mayúsculas incluidas.

El nuevo nombre respeta las siglas de COPG pero refleja un lenguaje más incluviso y correcto en la denominación de nuestro colegio profesional, atendiendo a las indicaciones de uso no sexista del lenguaje y a las recomendaciones de la Ley Gallega para la Igualdad de Mujeres y Hombres para corregir las discriminaciones y avanzar en el camino de la igualdad.

El término “Psicología” recoge tanto a las profesionales como a los profesionales que se titularon y trabajan en los distintos ámbitos de este campo y substituye al término Psicólogos -masculino plural- que era utilizado como genérico e invisibilizaba la participación y aportaciones de las mujeres, mayoría en nuestra profesión.

Supongo que mi amiga Carme Freixa aplaudirá la decisión del Colegio de Psicólogos/as/Psicología. A mí me parece una solemne tontería. Pero no sólo el cambio de nombre, sino la explicación, incluyendo, por si usted o yo no nos damos cuenta, que “Psicólogos” es “masculino plural”. Porque, estoy seguro, tras tan loable decisión las sicólogas serán “más visibles”, más felices con sus parejas, más contentas en las vacaciones, bajarán sus tarifas, acudirán al trabajo sonrientes, no les afectará la gripe y no sé cuántas bendiciones más.

En fin, este país va de maravilla. En plena crisis, perdiendo definitivamente la comba europea y todo lo que se nos ocurre es un párrafo como el primero del COPG. El hazmerreir de los nórdicos, vaya, donde, por cierto y salvo excepciones, la mujer pierde el apellido al casarse y toma el del marido, muestra sin par de lo atrasados que están.

Otra más de Bibiana Aído, la lamentable ministra de Igualdad

septiembre 30, 2008

La corrección política está llevando a España al ridículo puro y duro. Y bajo la corrección política se esconde una forma de censura y de uniformización obligatoria de la ciudadanía. La última perla la ha protagonizado -¡cómo no!- la ministra de Igualdad, Bibiana Aído.

La historia ya es conocida en toda España: la vicepresidenta segunda de la Comisión de Igualdad del Senado y miembro (que no miembra, como llegó a decir la ministra en un momento de arrebato feministoide) del Partido Popular María Jesús Sainz se fijó en un anuncio televisivo y radiado pagado por el Ministerio de Economía. El texto de ese anuncio es este:

Como psicóloga te digo que deberías dejar ese trabajo y olvidarte de tu mujer, que te absorbe toda tu energía positiva.

¿Dejar a mi Puri? Pero ¡tú estás loca! ¡Si mi Puri es lo más grande! Cómo se nota que no has probado las croquetas de mi Puri.

Punto final. Lo curioso es que tan insulso diálogo tiene como objetivo vender letras del Tesoro.

Pues parece ser que eso contamina mentes y espíritus. ¿Qué hago yo alabando por el mundo entero la costilla de cerdo al horno que prepara mi mujer? ¿Y sus excelentes tortillas? ¡Cómo se nota que no las has probado! Eso es sexismo puro, si señor. Lo que no me quedó claro es si cuando mi mujer alaba por ahí fuera mi sargo con pimientos también es digna de reproche absoluto con silencio impuesto por buenas o malas.

Una cosa es que ningún psicólogo decente suscriba el diálogo de su supuesta colega recomendando al paciente que olvide a su mujer, salvo casos extremos. Lo cual indica que el texto del anuncio es, simplemente, malo. Y otra cosa es que ahora la señora Sainz (que habló de “un escándalo gravísimo” porque el anuncijo “atenta contra los valores éticos y morales”, cosa que sin duda hace mi mujer cuando alaba mi sargo) y la señora Aído nos quieran meter un policía atrás para ver si hablamos correctamente o no según sus criterios.

Lo lamentable no es que el Ministerio de Economía se haya bajado los pantalones retirando el anuncio. Lo lamentable es que la señora Sainz y la señora Aído no tengan nada mejor a que dedicarse, sobre todo teniendo en cuenta que su sueldo se lo pagamos todos los españoles para que trabajen. No para que digan chorradas aunque nos hagan reír.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, fue de putas

septiembre 18, 2008

La expresión vulgar española es esa: ir de putas. Eso es lo que dijo el presidente de la comunidad autónoma de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (líder del Partido Regionalista de Cantabria) en una aparición televisiva, cuando afirmó “yo mojé por primera vez a los 18 años… y pagando”. Las diputadas del PP le han acusado de haber hecho “apología de la prostitución” en un país lleno de mujeres de los países del Este, dominicanas y brasileñas que copan los prostíbulos. El populista Revilla, que no goza de mucha estima en la calle por sus devaneos éticos en general, se dirigió a sus oponentes y las tildó de “fariseas”, tras lo que añadió que está “muy cabreado” con ellas. Afirmó también que no tiene “nada de que arrepentirse”, en relación al programa de la televisión y aseguró que seguirá diciendo lo que piensa “de todas las cosas”. Para liarla todavía más, soltó que tiene “la conciencia absolutamente tranquila” y que con su forma de actuar están de acuerdo “muchos españoles que están hartos de fariseos y de estiraos“.

Un refrán español dice: cree el ladrón que todos son de su condición.

España en cifras (1)

septiembre 4, 2008

69% de los españoles cree que el número de extranjeros que viven en el país es “demasiado” o “excesivo” (encuesta del CIS sobre Actitudes ante la discriminación por origen racial o étnico).

29% de los españoles cree que los extranjeros que residen ilegalemente en el país no deben tener acceso a la sanidad pública (encuesta del Ministerio de Trabajo).

23% de los españoles cree que los extranjeros que residen ilegalmente en el país deben tener acceso a la sanidad pública dependiendo “de la gravedad de la situación” (encuesta del Ministerio de Trabajo).

14% de los españoles creeo que los menores de edad extranjeros que residen ilegalemente en el país no deben tener acceso a la sanidad pública (encuesta del Ministerio de Trabajo).

150 colegios segregan por sexo; o sea, o admiten a niños o admiten a niñas. La mayoría pertenecen al Opus Dei. Unos 100 son concertados (de propiedad privada, funcionan con subvenciones públicas). No existen cifras oficiales globales puesto que los centros dependen de cada comunidad autónoma.

5 años de media duran los pleitos de los ciudadanos contra la Administración.

1 de cada 5 bebés que nace en España es de madre extranjera.

1,39 fue el número de hijos por mujer en el 2007 (en Francia es de 2,00 y en Eslovaquia, 1,24; uno y otro, los extremos en la UE) en el 2006 fue de 1,38.

860.000 parejas tienen problemas de fertilidad. 30.000 se someten a tratamiento. De éstas, 1.500 son mujeres solteras o lesbianas (datos del 2006).

95% de las madres se quedan con los hijos tras una sentencia de divorcio. En el 3% de los casos los menores se quedan con los padres (la práctica totalidad, por la aceptación de la madre). El 2% tiene la custodia compartida.

¿Existe acaso un feminismo machista?

agosto 19, 2008

Carmen Posadas es una aceptable escritora y una articulista fácil y amena de leer. No figura entre mis preferidas, pero la respeto. Y ahora, en la obligada limpieza veraniega, me encuentro con un artículo suyo que me interesó tanto hace unos minutos como a principios de marzo, cuando lo leí por primera vez. Se titula ¿Existe acaso un feminismo machista?, y, sin suscribirlo de pé a pa ni mucho menos, entiendo que contiene elementos de reflexión. Entresaco algunos párrafos, pero recomiendo que no se haga caso nunca al seleccionador (que es un manipulador, al fin y al cabo) y que el que tenga interés en el tema o en la obra de la firmante se lea el artículo completo. Así, en la primera de las tres columnas dice:

Muchas mujeres confunden el feminismo con una especie de lucha entre los sexos en la que nosotras somos las buenas y ellos, siempre los malos.

Y en la segunda:

Que una mujer rechace que un hombre le abra una puerta o le ceda el asiento en el autobús es una majadería. Que un compañero de trabajo diga que le gusta nuestro vestido no implica necesariamente que quiera arrancárnoslo allí mismo sobre la fotocopiadora. Y, en sentido contrario, que una chica mire a un tío con aire de virago y le grite “¡vaya culo!” no la hace más liberada ni guay ni mucho menos más sexy.

Familias reconstituidas o consecuencias de la oleada de divorcios

agosto 5, 2008

El periódico El País, el de mayor tirada en España, publica hoy un reportaje de Isabel Pedrote que titula “En la playa con el hijo del novio de mi madre”, en el cual, con varios testimonios (entre ellos el de la Asociación de Padres de Familia Separados, que tiene una web de diseño mejorable pero de contenido muy interesante) y exposición de casos, describe la realidad familiar hoy en día en España. Se refiere a las complejas relaciones que se generan entre descendientes de personas divorciadas que han vuelto a reconstituir su vida (de ahí que se les llame, con mayor o menor acierto, familias reconstituidas).

Por encima de la casuística, que en ocasiones trae la sonrisa a la boca, muestra una desvertebración social que empieza a ser preocupante en muchos casos y la imposibilidad de esa reconstitución integrando a los descendientes, peor todavía en el caso de los hombres (en el 95% de los divorcios los hijos se quedan con la madre, puesto que la ley no prevé la causalidad del propio divorcio).

Discriminación sexista en Dinamarca

julio 17, 2008

El encuentro con Grethe A. Christensen, una notable hispanista (aunque ella no tiene conciencia de serlo), como no me cansaré de repetir, siempre es una oportunidad de lujo para aprender. Se puede estar hablando con ella horas y horas, dias y dias, y jamás decae la conversacion. En primer lugar, porque es una persona culta. En segundo lugar, porque conoce Dinamarca y la sociedad espanola como la palma de la mano.

Llegué a su casa en Odense en plena huelga de las guarderías. Un lío, vaya. ¿Que reclaman, para llegar a una medida de tanta fuerza y que tanto molesta a una sociedad poco acostumbrada a conflictos frontales? Lo de todo el mundo, claro: más dinero. Pero a medida que la conversacion avanza, ese primario impulso crematístico queda olvidado. Y es que la sociedad danesa sufre problemas de fondo mas importantes que llegar a final de mes. Por ejemplo, la discriminacion salarial en función del sexo: los enfermeros cobran mas que las enfermeras. “Parece increíble en este pais tan igualitario, ¿verdad?”, reflexiona Grethe.

Asombroso, desde luego, pero la pregunta es por qué. La hispanista apunta a que se trata de un trabajo duro en el que aparece el maltrato del paciente al profesional y en el que, tardicionalmente, ha habido más mujeres que hombres. Asi que, entre otras cosas, para retener a los pocos varones se les pone el anzuelo de cobrar más. Así de simple, así de sorprendente y, en lo que a mí se refiere, así de rechazable.

Divorcio: la discriminación de ser hombre

mayo 27, 2008

El periódico El País, socialdemócrata, publica hoy un reportaje de Pere Ríos titulado Discriminado por ser hombre”, en el cual afirma que la custodia compartida se abre paso como la mejor opción para los hijos de separados pero en el 97% de los casos se concede a la madre. Informa también de que más de 110.000 menores “ingresan cada año en el ya saturado club de hijos de divorciados”. En Suecia son el 90% de los casos los que terminan en custodia compartida (siempre según esa fuente).

Lo que el reportaje deja caer como de pasada, y que constituye el trasfondo de la cuestión, es el aspecto económico. Las asociaciones de mujeres, feministas o no (con la excepción del grupo de Empar Pineda), no quieren ni oír hablar de compartir hijos ni decisiones sobre ellos, puesto que, si bien en teoría la patria potestad no se le quita al padre, cualquier decisión cotidiana sobre la salud o sobre la educación la toma la madre en exclusiva (o con su nueva pareja) y el ex cónyuge se limita a pagar por las buenas o por las malas mientras, por ejemplo, ve como esa nueva pareja lleva a los hijos al médico o está a su lado tras una operación. En suma, la custodia compartida supondría una merma de ingresos para el 97% de las mujeres divorciadas y el 3% de los hombres divorciados. Porque, mal que pese, el divorcio es, también, un negocio para esas personas. Y ese sí que es el auténtico fondo de la cuestión.

 

La discriminación de sexos es legal en España

mayo 15, 2008

El Tribunal Constitucional ha dictaminado ayer, de manera inapelable, que la discriminación de sexos es legal en España. La teoría de las dos Españas, que provoca la decisión de Fernando VII de anular la Constitución de Cádiz cuando el monarca vuelve del exilio a principios del siglo XIX, se ratifica a comienzos del XXI. No es una buena noticia para los demócratas. Es decir, para quienes creen en el concepto de ciudadanía emanado de la Revolución Francesa. Tras décadas y décadas de aplicar la igualdad jurídica (igualdad de derechos y deberes a los ciudadanos con independencia de sexo, raza, religión y creencias políticas, con identidad de penas a los transgresores), el Tribunal Constitucional ratificó la desigualdad de penas según el sexo.

Cierto es que dicha Corte sólo ratifica o enmienda el ajuste constitucional de una ley y que, por tanto, una parte de la responsabilidad es del legislador que la ha hecho así y no de otra manera. Pero ello no quita que haya sido un torpedo a la línea de flotación a los valores democráticos en un país muy necesitado de afianzarlos. La discriminación que recibe luz verde es la que se refiere a los maltratadores: si es hombre, la pena será increíblemente mayor que si es mujer, sin entrar en ninguna otra consideración. Por poner un ejemplo, si un hombre amenaza o coacciona (sin contacto físico) a su pareja o ex pareja afectiva, cometerá un delito que se castigará con de seis meses a un año de cárcel o trabajos sociales sustitutivos. Si eso mismo lo hace una mujer, será una falta, y la pena es, comparativamente, ridícula.

Dejando aparte que en los juzgados sufren ya avalancha de denuncias de falsos malos tratos (España es uno de los países de su entorno donde se registran menos malos tratos a las mujeres, por debajo de Dinamarca y, por supuesto, de Finlandia), se espera que el número se incremente sustancialmente a partir de ahora. Además, el hecho de que los cinco magistrados (de ideología conservadora) hayan anunciado votos particulares discrepantes sean todos jueces de carrera pone sobre la mesa el que la decisión del Tribunal Constitucional tenga un trasfondo político mayor que en otros casos.

Mientras la nueva ministra de Igualdad, Bibiana Aído, se mostró muy satisfecha porque entiende que así se protege a las mujeres, comienza a extenderse el temor de que en el futuro pueda haber leyes discriminatorias en función de otros conceptos. Como decía un conocido abogado que pidió anonimato, “¿quién nos asegura que mañana el delito recibe distinta consideración si lo comete un inmigrante o un español? ¿O un blanco o un negro?”.

La democracia española ha dado un paso atrás.

Imposible divorciarse en España

mayo 9, 2008

El casado casa quiere, reza un refrán formulado cuando el matrimonio era para toda la vida. Pero, ¿y el separado? Tras la disolución del vínculo y el pago de la pensión alimenticia, a veces acompañada de otra compensatoria, muchos ex cónyuges se ven abocados a una economía de crisis, a la mera subsistencia. La vivienda se convierte en problema, y en algunos casos contenedores, caravanas en cámpings o pensiones son la primera opción; luego, la solución del piso compartido o la vuelta al hogar de los padres. Sólo que el regreso se hace, entonces, con medio hogar a cuestas: con la compañía temporal y regular de unos hijos que se hacen presentes en fines de semana o vacaciones.

Un separado o divorciado destina alrededor de un 35% de sus ingresos líquidos al pago de la pensión de alimentos (en torno al 20%) y de la compensatoria (un 15% de promedio), si la hubiera, pero el porcentaje puede ser aún mayor, rondando en algunos casos el 50%. La pensión compensatoria se decide si el otro cónyuge resulta perjudicado en su nivel de vida por el cese de la convivencia.

Pero otro desembolso, mucho más difícil de cuantificar, es el de la segunda vivienda, lo que en teoría debería ser el otro hogar resultante de la separación, ya que en el 95% de los casos el cónyuge que se queda con la custodia de los hijos lo hace en la casa común. Si sobre esa primera vivienda pesa una hipoteca, los juzgados de familia suelen dictaminar que la carga se satisfaga por mitades; así, al debe de la ruptura el cónyuge que se va de casa ha de sumar el pago de la mitad de aquella.

(Todas las líneas anteriores pertenecen a un reportaje titulado “Imposible separarse tras el boom inmobiliario”, publicado por M. Antonia Sánchez-Vallejo en el periódico de más difusión de España, “El País”. Sólo cabe añadir que en el 97% de los casos quien sufre esa situación de ruina es el hombre. Con independencia de las causas del divorcio).